Créditos, Finanzas Personales

Deudas buenas VS Deudas malas

Hay que ser sinceros, cuando escuchamos la palabra deuda muchos nos espantamos, relacionamos la palabra con cosas negativas como pérdida de dinero y equilibrio en nuestras finanzas. Es verdad que una deuda es un arma de doble filo, pero el adquirir compromisos financieros es algo positivo. Por eso hoy te vamos a demostrar que, así como existen deudas malas, también hay buenas.

Deudas buenas

Estas harán crecer tu patrimonio, ya sea para iniciar un negocio, comprar o remodelar un tu hogar y adquirir bienes duraderos como electrodomésticos. Un gran tip para identificarlas es pensar si el bien que estás adquiriendo generará un valor agregado o más dinero en mediano o largo plazo a tu bolsillo. También el nutrir tu perfil profesional con cursos, diplomados o posgrados cuenta como una deuda buena.

Deudas malas

Estas deudas son las que adquieres al comprar bienes que no necesitas, que no son duraderos o que se deprecian rápidamente como la despensa de tu hogar, ropa, salidas a restaurantes, bares, pagar servicios, comprar boletos para eventos o gasolina. Te recomendamos comprar bienes así con tu tarjeta de débito o efectivo, o bien, si lo que quieres es acumular puntos en tu tarjeta de crédito con estas compras, puedes adquirirlos con ella, pero debes asegurarte de que ya cuentas con ese dinero en su totalidad y lo pagarás en el día del corte.

Deudas muy malas

Si crees que no hay algo peor que una deuda negativa, te tenemos una mala noticia. Disponer de efectivo en cajeros automáticos o usar tu tarjeta de crédito para pagar las deudas que tienes en otra es lo peor que puedes hacer. Nunca dejes que tu deuda crezca al pagar lo mínimo cada mes, los intereses te comerán y arruinará tu historial crediticio, esto será una bola de nieve, y créenos no quieres pasar por eso.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend